English  |

Última revisión 4/19/2021

 

UCSF Health está siguiendo las normas de salud pública para suspender el uso de la vacuna contra la COVID-19 de Johnson & Johnson (Janssen) en todas las instalaciones a partir del 13 de abril de 2021.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de los EE. UU. y la Administración de Alimentos y Fármacos (FDA) hicieron su recomendación debido a los seis casos de un tipo de trombo raro que se produjo después de administrar más de 6,8 millones de dosis de la vacuna de Johnson & Johnson. en los Estados Unidos.

Los seis casos ocurrieron en mujeres entre 18 y 48 años, y los síntomas aparecieron entre 6 y 13 días después de recibir la vacuna de Johnson & Johnson. Los CDC y la FDA dijeron en una declaración conjunta que están revisando los datos sobre los casos para determinar si se puede continuar proporcionando la vacuna de manera segura.

Hasta la fecha, UCSF Health ha administrado 2.647 vacunas de Johnson & Johnson desde que comenzó a administrar la vacuna el 12 de marzo de 2021. Ningún paciente de UCSF Health ha presentado síntomas graves después de recibir la vacuna. Los pacientes que recibieron una vacuna de Johnson & Johnson a través de UCSF y que tienen preguntas o inquietudes pueden llamar a su profesional médico de cabecera o a la línea directa de COVID-19 al 415-514-7328.

Los CDC advierte que cualquier persona que experimente síntomas graves, como dificultad para respirar, confusión y fuertes dolores de cabeza, dentro de las tres semanas después de recibir la vacuna de Johnson & Johnson, debe ser ingresado a la sala de emergencias e informarle a su profesional médico.

A la espera de más consejos de los CDC, UCSF está pausando todas las vacunas de Johnson & Johnson para sus pacientes hospitalizados, pacientes confinados en el hogar y en los centros de vacunas comunitarios, incluso el sitio de City College San Francisco.

UCSF Health continúa ofreciendo las vacunas de Pfizer y Moderna. UCSF Health recomienda encarecidamente la vacuna contra la COVID-19, que ha demostrado proteger contra enfermedades graves y la muerte debido a la COVID-19.